¡ ALELUYA, ALELUYA !

¡ALELUYA, ALELUYA!

Un nuevo curso comienza en la misión Emmanuel, una etapa termina y otra comienza tanto para los que se van como para los que van llegando a nuestra misión.

Tres acogidos  abandonan hoy nuestras instalaciones y un nuevo periodo se abre para ellos con nuevas oportunidades que aprovecharán para alcanzar su total inclusión en la sociedad, que no absorción, pues seguirán manteniendo su cultura siendo ellos mismos, con su riqueza cultural, su espiritualidad  y su alegría. Un árbol sin raíz no podrá elevarse nunca, es esta raíz africana es quien les proporciona parte de su personalidad y un verdadero arraigo en este país donde todos pueden tener su hueco. Abramos nuestro corazón a nuevas las realidades que tarde o temprano tendrían que llegar para enriquecernos y darnos la oportunidad de crecer.

Para empezar una nueva etapa nada mejor que celebrar y decir la palabra más alegre para alabar al Creador : ¡ALELUYA, ALELUYA! con la fuerza de nos da la celebración Eucaristica.
Mi hermano de carisma, el Padre Rafael Armada, celebró ayer una eucaristía muy misionera bendiciendo el  nuevo curso que empieza con los nuevos acogidos y de despedida de los que se van, incluyéndose el mismo aunque no sea acogido permanente.

Rafa nos deja para retornar como sacerdote misionero a Sudáfrica donde atenderá a varias comunidades rurales. Nuestra sensación es de alegría porque “Sale” y va a llevar la buena noticia y no hay nadie más alegre que quien la entrega.

El Rafa nunca dejó de estar en misión, cuando está en África está de misión adjente  y cuando está en Europa continua su misión ingentes de un modo muy activo por que sabe de la gran necesidad de Dios que tiene esta vieja Europa descreída y materialista en grado sumo.

Nunca dejó de ser proactivo ante el necesitado y ante las necesidades del inmigrante africano, nunca se relajó ni vio con buenos ojos esa pasividad de muchos de nuestros hermanos debida a la relajación o la asfixiante burocracia de nuestras instituciones.

Un misionero no es misionero cuando se va de misiones,
“UN MISIONERO SIEMPRE ESTÁ DE MISIONES, ESTÉ DONDE ESTÉ”y sí lo ha hecho este gran misionero que nunca ha perdido el entusiasmo.

Tras la celebración hubo música africana en directo y una cena en familia o en comunidad que en este caso es lo mismo y así lo vivimos.
Durante la cena pudieron cambiar impresiones los que llegan con los que se van y los que continuamos de misiones en esta casa de encuentro y acogida que se llama “Misión Emmanuel”.

Es increíble todo lo que hemos aprendido o crecido durante los dos cursos pasados y todo lo que nos queda por aprender ya que aún estamos en los inicios de esta misión y no pensamos parar de crecer “PUES SOLO SE NOS PERMITE SER AMBICIOSOS EN EL AMOR” y eso solo se hace saliendo al encuentro de todo el que nos necesite, estén donde estén, con la ayuda de Dios y de todo el que quiera arrimar el hombro por amor El y a nuestros hermanos, solo así podremos continuar con  entusiasmo.

Gracias a Dios, gracias a África y a su gente, gracias a Rafael Armada, a todos los voluntarios y colaboradores.

¡¡¡ ALELUYA , ALELUYA!!!

Daniel M.P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *