post

VIVE LA CONSAGRACIÓN NATURAL

 

Tu que sigues a Cristo, ya estás consagrada, (casada, soltero, con o sin hijos).
¡¡¡Vive tu CONSAGRACIÓN NATURAL!!!

En la comunidad Misión Emmanuel te podemos ayudar:

Hemos ofrecido y seguiremos ofreciendo a la iglesia y al mundo una forma de vida distinta y de servicio, a través de lo que llamamos la “Consagración Natural”, que nos es otra cosa que una consagración Total a Dios, desde cualquier realidad y estado de vida de la persona: Desde la familia, la soltería, la vida seglar o religiosa, desde cualquier realidad laboral. Sabedores de que la consagración total a Cristo, siempre es posible, si se quiere. Desde la libertad y el compromiso, desde la fuerza de Juan el Bautista y la humildad aceptada de María. Desde la persona y en una comunidad abierta. Desde la radicalidad del Evangelio y una oración profunda, en desierto. Regresando a la vida de los primeros cristianos, pero haciéndolo todo nuevo por el Espíritu Santo.

En el signo de los tiempos actuales, acompañando personas emigrantes, enfermas, en el cuidado de nuestra Casa Común , que es nuestro planeta, sin olvidar a nadie ni a la comunidad.

Para ello, contamos de un acompañamiento por parte del grupo de comunión de Comunidades de la Archidiócesis de Madrid, que te ayudarán, no a entrar en nuestra comunidad, sino a encontrar tu lugar en la Iglesia.

Por ellos me consagro yo, para que también se consagren ellos en la verdad.
Juan (17,11b-19)

Envíanos un correo a acogida.emmanuel@gmail.com

post

UN PARÓN NECESARIO.

Queridos hermanos y amigos de Abraza África,

Sin  ningún tipo de tristeza, sino con la satisfacción de haber podido colaborar con la justicia social durante más de seis años, la comunidad Cristiana de Base “Misión Emmanuel” os comunica la decisión de cesar la actividad de nuestra ONG Abraza África el 10 de junio de 2020 de forma indefinida, pero con la ilusión de retomar este proyecto lo antes posible, tras un tiempo de profundización que nos ayude a hacernos nuevos y así poder dar nuevos frutos.
Continue reading

post

DE HONDURAS A LA MISIÓN EMMANUEL

la huida de una activista para escapar de la transfobia

Paola Flores, en una manifestación a favor de los derechos de las personas trans y el colectivo LGTBI

Perseguidas, amenazadas, y asesinadas simplemente por el hecho de ser transexuales. Paola Flores, activista trans por los Derechos Humanos de la asociación LGTB Arco Iris, se vió obligada a escapar de Honduras hace dos meses después de sufrir amenazas de muerte y alguna tentativa de acabar con su vida. En Madrid ha recalado en Misión Emanuel, donde durante el confinamiento ha cosido mascarillas de tela y montado viseras de protección. Hoy ha recordado en Más de Uno Madrid Norte la lucha del colectivo LGTBI en el país centroamericano.

 

Paola Flores ha sufrido varios ataques en su país. En el último (anteriormente la habían intentado quemar viva), le dispararon a bocajarro. Aunque consiguió salvar su vida, todavía tiene una bala alojada en la pierna. Muchas de sus compañeras de la asociación LGTB Arco Iris de Honduras tuvieron menos suerte: en 2019 la asociación Cattrachas ha contabilizado 41 muertes violentas de personas LGTBI, mientras que en 2020, ya contabilizan seis.

Violencia verbal y física, además de exclusión del mercado laboral

Además de la violencia física y verbal, las mujeres trans sufren la exclusión en el mercado laboral. “Y en este contexto muchas se ven abocadas al trabajo sexual, aunque no quieran”, dice Flores, para añadir que está preocupada por sus compañeras hondureñas ya que “en el estado actual de confinamiento, sin poder salir a la calle, no tienen posibilidad de ganar dinero para subsistir”.

“Desde el golpe de estado de 2009, las personas transexuales, gays, lesbianas y bisexuales, se han pronunciado más a favor de la igualdad, pero determinados estamentos responden con la violencia”, señala Flores que explica que los colectivos LGTBI están demandando al Estado generar políticas públicas que apoyen los Derechos Humanos de las personas LGTBI. Exigen la aprobación de la Ley de protección para Personas LGTBI en Honduras, la ley antidiscriminación, la Ley de educación sexual integral y la ley de Identidad de género.

– Publicidad –

Paola Flores, que ha tramitado una petición de asilo político por haber sufrido ataques en su país de origen por ser ‘trans’ y activista, ha recalado en Tres Cantos en Misión Emanuel, gestionado por una familia de misioneros liderado por Daniel y Lola que ha estado acogiendo migrantes subsaharianos durante años. Llegó a España una semana y media antes de que comenzara el estado de alarma, así que ha pasado todo este tiempo en confinamiento. Sin embargo no ha perdido el tiempo: ha estado cosiendo mascarillas de tela y montando viseras de protección que la ONG que sustenta Misión Emanuel, Abraza África, ha entregado al ayuntamiento para su posterior reparto entre colectivos más necesitados.

Buscando  una habitación para alquilar

El centro de Misión Emanuel tendrá que cerrar sus puertas el 10 de junio. Y Paola Flores está buscando una habitación para alquilar “en una vivienda segura para ella” y así poder comenzar a rehacer su vida. Tanto la asociación 3C Entiende de Tres Cantos como la Asamblea Feminista de la ciudad están echándole una mano: los interesados en alquilarle una habitación pueden ponerse en contacto con Misión Emanuel en el teléfono 616948474, o enviando un correo electrónico a la citada asociación tricantina LGTBI en 3centiende@gmail.com  .

post

SOLIDARIDAD SIN LÍMITES. (Periódico “El Mundo”)

COVID-19

Solidaridad sin límite: la familia de misioneros que comparte con 11 acogidos su confinamiento por el coronavirus

Daniel, Lola y sus siete hijos llevan años conviviendo en la ‘Misión Emmanuel’ con personas rescatadas de la exclusión social

Daniel Almagro y Lola Díaz, misioneros al frente de la Misión Emmanuel de la Asociación Abraza África, acogen en su instalaciones a varios inmigrantes. ANTONIO HEREDIA

A Naiara, brasileña, la crisis del coronavirus le ha costado su trabajo en negro cuidando a un anciano. Se veía de nuevo en la calle junto a su hija de un año. Paola, hondureña, llegó a España perseguida y herida de bala por su activismo a favor de la comunidad LGTBI. Confía en ser admitida como refugiada. Mammadou, senegalés, pasajero de patera, sólo aspira a trabajar. Vidas embarrancadas a las afueras de Madrid. “Esto es la periferia”, dice Daniel desde un huerto plantado de ajos con vistas a los modernos edificios de Tres Cantos.

Daniel Almagro y su mujer, Lola Díaz, son enfermeros, misioneros laicos, padres de familia numerosa y de la Misión Emmanuel, una comunidad de acogida que iniciaron hace seis años a su regreso de Chad. Cuando el miedo a la pandemia alzó recelos, bloqueó fronteras, ellos no cerraron la puerta.

A principios de marzo entró Paola; a finales, Naiara. Y entretanto nació su último chaval, Pedro Nolasco. Vino al mundo en un momento difícil. Fue separado de Lola porque ella había dado positivo en la prueba del Covid-19. Todos se encuentran bien. Todos: la pareja, sus siete hijos y las once personas -la mayoría, africanas- con quienes comparten su vida y, desde marzo, el confinamiento. ¿Demasiados? “En septiembre llegamos a tener 17”, recuerda Daniel.

Se reparten entre una austera casa de piedra para los acogidos, el garaje que acondicionó la familia para instalarse y un par de módulos de camión. El proyecto se basa en la responsabilidad. Los más jóvenes estudian Formación Profesional. Todos deben participar en las tareas de la vivienda, asistir a talleres de habilidades sociales, de refuerzo del idioma, de costura y trabajar en el huerto ecológico. Su fundador no esconde quién manda. “Les exijo porque la vida les va a exigir, la realidad no es un mundo de derechos y ya está”.

Ni entradas de voluntarios ni salidas a clase. Las normas del confinamiento hacen que esta mañana la comunidad se encuentre, como el día tristón, un poco baja de tono. Daniel se anima al citar la última iniciativa. Liderados por Paola, comenzaron a fabricar mascarillas esterilizables. A ensamblar viseras de protección. Recibieron el agradecimiento del Ayuntamiento de Tres Cantos y del Hospital Dr. R. Lafora. Pero del esfuerzo se beneficiaron ellos mismos. “Hacen una rutina, sienten que colaboran, que no son inútiles ni receptores de ayudas”, comenta con orgullo.

De la pequeña zona infantil -columpio, suelo verde y canasta- llegan ecos de gritos. “Mis hijos”, explica Daniel , “lo viven con total naturalidad”. Los mayores se pelean con la wifi y los deberes mientras por la modesta finca corretean varios pequeños, el gato Miau y la coneja Elisabet. Un gallo sin bautizar languidece aburrido en un corral enterito para él.

VOLUNTARIOS QUE LA FINANCIAN

La ‘misión Emmanuel’ está apoyada por la ONG ‘Abraza África’, por los voluntarios que la financian y prestan apoyo de todo tipo. Daniel la vincula “al cristianismo como forma de vida, no como religión”. Tiene carácter ecuménico, abierto a otros credos. Nadie está obligado a asistir a la celebración católica en la capilla pero todos se unen en la cena posterior.

“No me siento nada especial, esto lo puede hacer cualquiera…”, contesta el fundador y al minuto se corrige, “… sin fe no lo puedes hacer”. Describe una vivencia “intensa y abundante, con mucha dificultad y mucha felicidad”. Entre las satisfacciones, haber integrado a medio centenar de personas “descartadas por la sociedad” que hoy tienen techo, contrato y camino propio. A su lado, Lola experimenta “una vida libre, donde todo es dado y compartido”.

Daniel se desmarca del asistencialismo y de la caridad mal entendida. “La acogida está dirigida ahora mismo a la dependencia, no a la independencia, a dar un recurso durante un tiempo y, cuando se lo quitas, no saben moverse”. También cambiaría cosas en su Misión Emmanuel. “Fue concebida para que estén como máximo un año y medio, pero crea un acomodamiento, tienen que ver un final“. Desde su periferia demanda al Gobierno una salida al “limbo” de los ‘sin papeles’ para darles la oportunidad de un “arraigo real”.

17 años lleva Naiara en España. Saltando sin documentos sobre el alambre de la exclusión. Rememora sus noches, hace no mucho, durmiendo en la entrada del Metro, el trabajo de día, la breve visita a su hija. Esta crisis amenazaba con hundirla. “Me he quedado sin comer, nunca fue tan difícil”, reconoce. Encontró un salvavidas y mañana buscará otro lugar “para amueblar un poco la cabeza”.

Sereno, con un crucifijo de madera al cuello, Daniel considera que el coronavirus “nos ha desnudado, nos ha hecho sentirnos frágiles”. Sus esfuerzos se centran ahora en reubicar a los acogidos porque el 10 de junio tendrán que dejar la finca, propiedad del Canal de Isabel II, y pese a las promesas aún no tienen destino. Les gustaría seguir cerca de Madrid, donde él y Lola trabajan. Confían en que alguien se anime a ayudarles. La incertidumbre les preocupa por mucho que se encuentren habituados. “Nosotros somos siempre vulnerables, estamos siempre a la intemperie”.

post

APOYO Y RECONOCIMIENTO DEL COLEGIO DE ENFERMERÍA

APOYO Y RECONOCIMIENTO DEL EXCELENTÍSIMO COLEGIO DE ENFERMERÍA DE MADRID A NUESTRA LABOR.

Desde hace unos años el colegio se interesó por las iniciativas solidarias de dos de  sus colegiados, Daniel Almagro y Lola Díaz, presente y coordinadora de nuestra ONG. Desde entonces siempre se ha preocupado por nuestras necesidades, realizando contribuciones en apoyo de las personas acogidas o atendidas en nuestros proyectos. 

Ahora también nos ayuda en divulgación y sensibilización publicado en su página web un artículo sobre el proceso de Autogestión – Autocuidados que ponemos en práctica en nuestra asociación.

 https://www.codem.es/actualidad/todo-con-practica-se-entiende-mejor-reflexion-un-colegiado-sobre-autocuidado

Solo podemos agradecer y reconocer el apoyo que realiza CODEM a las iniciativas solidarias de sus colegiados.

GRACIAS.

A continuación el artículo completo:

Actualidad

26 dic 2019

‘Todo con la práctica se entiende mejor’: la reflexión de un colegiado sobre el autocuidado

Daniel Almagro, colegiado madrileño y fundador de la ONG Abraza África, reflexiona en este artículo sobre el autocuidado basándose en su experiencia en el ámbito de la acogida a personas necesitadas. Te reproducimos íntegro aquí su texto.

TODO CON LA PRÁCTICA SE ENTIENDE MEJOR

Cuando una persona es acogida en nuestra casa, se pone en práctica un plan cuyo objetivo es el abrazar a la persona, sin crear dependencia y fomentando el desarrollo de sus propias habilidades, en el menor tiempo posible.

¿Y por qué en el menor Tiempo posible?

Porque la realidad de la persona migrante viene dada por la urgencia de sus objetivos. El primero es el de regularizar situación y para ello dependen de obtener el permiso de residencia, que a su vez va asociado al permiso de trabajo y, para trabajar necesitan desarrollar multitud de habilidades.
Normalmente su familia espera urgentemente su ayuda económica para poder subsistir.

Otra faceta igual de importante para no prolongar innecesariamente la acogida, es el acomodamiento a la realidad de fondo asistencialista y por lo tanto de dependencia.

La realidad de estas personas es que en poco tiempo deben de subirse al tren de una sociedad que no espera.

Nadie podrá hacer que consigan y mantengan un trabajo y una independencia económica, solo ellos. En eso estarán solos. Nosotros solo podemos acompañarles y orientarles para que puedan llegar a la autonomía-autocuidados lo antes posible.

Para esto lo primero es fomentar iniciativa de autogestión o de autonomía y para ello el individuo acogido no solo tiene que estar de acuerdo, sino que el compromiso es vital. Normalmente el compromiso es por escrito y va firmado por ambas partes (acogido-acogedor). En este “contrato”, uno se compromete a seguir un itinerario y normas, el otro a ofrecerle lo “necesario” para poder desarrollar sus habilidades en el menor tiempo posible.

También se deja claro, que la acogida es bidireccional y que la falta de colaboración del acogido la rompe, terminando con la acogida.

Que quede claro no significa que sea sencillo y siempre se debe evaluar la realidad del acogido, sin adaptar el itinerario, sino ofreciendo asistencia psicológica u orientación por parte de los educadores. Nunca se les debe de quitar la oportunidad de poder adaptase paulatinamente a su nueva realidad, creando una realidad paralela que no pondrá mantenerse por mucho tiempo.

El parternalismo o sobreprotección hacia los acogidos, les puede hacer mucho daño, pues se refuerza una tendencia de dependencia y demandante a la que muchos están predispuestos, retrasando su inclusión e incrementando la frustración por incumplimiento de perspectivas. Muchas de estas personas suelen caer en el victimismo crónico, que surgirá en el momento que no obtenga la “ayuda” a la que suele estar acostumbrado.

En la práctica la claridad del itinerario suele ser vital, sobre todo en la primera entrevista. Debe existir un planning con todas las actividades y horarios bien explicados. Es importante que éste se respete por parte de los acogidos y acogedores. Esto les dará una visión clara de la realidad social, que no cambiará para ellos, sino que ellos deberán de gestionar los recursos que esta les dará.

La tentación o el error es crear un planning adaptado a las sugerencias de acogido, pero si hacemos esto, les estaremos quitando la oportunidad de adaptación y de optimización de sus recursos.

  • Ellos deben de gestionar su propia casa, con la supervisión de los educadores.
  • También deben de adaptarse a horarios y a las clases de formación. Las clases de refuerzo serán exclusivamente para resolver dudas, no para estudiar con el acogido. Se les explicará cómo estudiar y ellos se comprometerán a hacerlo. Por ejemplo, se les mostrará cómo realizar un trabajo en el ordenador, pero no se hará con él. Así estimularemos, para que el estudiante realice por el mismo el trabajo y aproveche correctamente las horas establecidas para las dudas.
  • La participación de los acogidos es vital a la hora de establecer un plan de acogida. Sus propuestas e iniciativas deben ser escuchadas y estudiadas detenidamente. La asamblea se realizará todas las semanas y el debate basado en el respeto mutuo, siempre es enriquecedor. Gracias a estos momentos, ellos también hacen suyo el proyecto. Pero el acompañamiento y la escucha deben ser diaria para un normal funcionamiento.
  • Buscar momentos para compartir u ocio, es igual de importante y se deben de respetar como actividad del recurso, pues refuerza la interacción inter-acogidos y acogedor-acogido, ayudando a normalizar el día a día del proyecto e incluso a visibilizarlo, que también es importante.

El plan de acogida termina cuando el aprovechamiento del recurso es deficiente, innecesario y se produce una ruptura de la bidireccionalidad o colaboración en el mismo.

El prolongar la acogida sin colaboración por parte del acogido, refuerza la dependencia asistencialista y distorsiona la visión de la realidad de acogido.

Nuestro objetivo primordial es buscar su bien y este no siempre va acompañado de su sonrisa, y aceptación, pero sí debe comprometerse en su colaboración.

Todos dependemos de todos en algún día, y no hay que tener miedo a servir o a ser servidos, siempre que la necesidad sea una necesidad real y no creada, que nos impida vivir nuestra vida con mayor libertad.

Todo esto sin un acompañamiento y sin una presencia es imposible.

El acompañamiento es importante que se realice desde dentro. Los cohabitantes con los acogidos serán la responsable de la supervisión del proyecto, buscando asesoramiento externo en todo lo necesario.

El cuidado de los responsables es vital, reservando el tiempo necesario para ello.

Tener la ayuda y colaboración de voluntarios o educadores ayuda muchísimo al bienestar.

La unidad del equipo de acogida es fundamental, así como la coordinación en todo, con los responsables cohabitantes y la ayuda a la implementación del plan de acogida, sin realizar actividades paralelas sin autorización.

Los acogidos verán cualquier actividad paralela o contraria al plan de acogida, como una incoherencia del proyecto, abriendo una “grieta” a la que se podrían agarrar para justificar el no cumplimiento de plan establecido.

La unidad del equipo y el servicio siempre debe estar basado en la complementariedad, afectividad y no en la rivalidad y competitividad.

Base científica del AUTOCUIDADO en el que se basa la Autogestión temprana.
El autocuidado como su nombre indica es una forma de cuidado a sí mismo. Dorotea Orem logró conceptualizar los autocuidados.

Organigrama de La Teoría General de Enfermería Según Orem. “La práctica de actividades que los individuos inician y realizan para el mantenimiento de su propia vida, salud y bienestar”

La teoría del Autocuidado, tiene su origen en una de las más famosas teoristas norteamericana, Dorotea Orem, nacida en Baltimore, Estados Unidos. “El autocuidado es una actividad del individuo aprendida por éste y orientada hacia un objetivo. Es una conducta que aparece en situaciones concretas de la vida, y que el individuo dirige hacia sí mismo o hacia el entorno para regular los factores que afectan a su propio desarrollo y actividad en beneficio de la vida, salud y bienestar.”

El concepto básico desarrollado por Orem, es que el autocuidado se define como el conjunto de acciones intencionadas que realiza la persona para controlar los factores internos o externos, que pueden comprometer su vida y desarrollo posterior. El autocuidado por tanto, es una conducta que realiza o debería realizar la persona para sí misma.

Daniel Almagro.

post

AYÚDANOS

AYUDA

  • Para proponer cualquier tipo de ayuda escríbenos a acogida.emmanuel@gmail.com
  • O llámanos: 616948474  o 669896234.
  • Nuestro número  de cuenta para ayuda económica es:
  • BANKIA ES56 2038 2493 4360 00510832 ASOCIACIÓN “ABRAZA ÁFRICA”

    (Hoy por hoy, solo recibimos ayudas económicas de particulares. No recibimos ayudas económicas del estado, ni de ninguna empresa. SI ERES EMPRESA Y QUIERES COLABORAR, ES EL MOMENTO. Estamos abiertos a la ESPONSORIZACIÓN O CUALQUIER TIPO DE COLABORACIÓN responsable.)
  • VOLUNTARIADO
  • Futuro Voluntario de Abraza África.

Es para nosotros un placer darte la bienvenida a nuestra Familia.

Lo primero que has de saber es que nunca estarás solo/a, siempre podrás contar con el apoyo de los responsables y compañeros de Abraza África.

Tendrás un seguro del voluntariado y todos los derechos que legalmente debe de tener un voluntario, tras la firma de un compromiso con nuestra entidad.

Nuestro Objetivo es la Justicia. Las migraciones son un fenómeno normal, que siempre se ha producido y que gracias a este fenómeno el mundo es como hoy le conocemos. Por desgracia, hoy existen interés que intentar bloquear esta realidad migratoria, siendo muchas veces los mismo intereses lo que han ayudado a que se produzca esta realidad como la guerra, el hambre o la falta de oportunidades de los países empobrecidos.

Nuestro objetivo ayudar a ofrecer una respuesta a todas aquellas personas que quedan fuera de un sistema de acogida casi inexistente e ineficaz.

No hacemos diferencia entre refugiados legales o inmigrantes, para nosotros son todos personan que buscan una salida a su situación y nos dirigimos hacia ellos como nuestros iguales, teniendo en cuenta su realidad y necesidades, luchando por su derechos sin olvidad sus obligaciones con la sociedad que les acoge, devolviéndoles así su dignidad de forma integral.

 

Como voluntario de Abraza África podrás participar activamente en la integración de nuestros acogidos, mediante su formación y acompañamiento en diferente tareas como talleres o agricultura ecológica. También podrás participar en  diferentes actividades de sensibilización que realizamos en colegios, institutos, eventos etc…

Si quieres participar como profesional de gestión, puedes ayudar en tareas administrativas, captación de ayudas, desarrollo de planes de viabilidad etc…

post

ACOGIDA AUTOGESTIONADA Y AUTOCUIDADOS

Este artículo, se podría considerar un pequeño resumen de nuestro carisma en Abraza África/Misión Emmanuel.

TODO CON LA PRÁCTICA SE ENTIENDE MEJOR

Cuando una persona es acogida en nuestra casa, se pone en práctica un plan cuyo objetivo es el abrazar a la persona, sin crear dependencia y fomentando el desarrollo de sus propias habilidades, en el menor tiempo posible.

¿Y por qué en el menor Tiempo posible?

Porque la realidad de la persona migrante viene dada por la urgencia de sus objetivos. El primero es el de regularizar situación y para ello dependen de obtener el permiso de residencia, que a su vez va asociado al permiso de trabajo y, para trabajar necesitan desarrollar multitud de habilidades.
Normalmente su familia espera urgentemente su ayuda económica para poder subsistir.

Otra faceta igual de importante para no prolongar innecesariamente la acogida, es el acomodamiento a la realidad de fondo asistencialista y por lo tanto de dependencia.
La realidad de estas personas es que en poco tiempo deben de subirse al tren de una sociedad que no espera. Nadie podrá hacer que consigan y mantengan un trabajo y una independencia económica, solo ellos. En eso estarán solos. Nosotros solo podemos acompañarles y orientarles para que puedan llegar a la autonomía-autocuidados lo antes posible.
Para esto lo primero es fomentar iniciativa de autogestión o de autonomía y para ello el individuo acogido no solo tiene que estar de acuerdo, sino que el compromiso es vital. Normalmente el compromiso es por escrito y va firmado por ambas partes (acogido-acogedor). En este “contrato”, uno se compromete a seguir un itinerario y normas, el otro a ofrecerle lo “necesario” para poder desarrollar sus habilidades en el menor tiempo posible.
También se deja claro, que la acogida es bidireccional y que la falta de colaboración del acogido la rompe, terminando con la acogida.
Que quede claro no significa que sea sencillo y siempre se debe evaluar la realidad del acogido, sin adaptar el itinerario, sino ofreciendo asistencia psicológica u orientación por parte de los educadores. Nunca se les debe de quitar la oportunidad de poder adaptase paulatinamente a su nueva realidad, creando una realidad paralela que no pondrá mantenerse por mucho tiempo.

El parternalismo o sobreprotección hacia los acogidos, les puede hacer mucho daño, pues se refuerza una tendencia de dependencia y demandante a la que muchos están predispuestos, retrasando su inclusión e incrementando la frustración por incumplimiento de perspectivas. Muchas de estas personas suelen caer en el victimismo crónico, que surgirá en el momento que no obtenga la “ayuda” a la que suele estar acostumbrado.

En la práctica la claridad del itinerario suele ser vital, sobre todo en la primera entrevista. Debe existir un planning con todas las actividades y horarios bien explicados. Es importante que éste se respete por parte de los acogidos y acogedores. Esto les dará una visión clara de la realidad social, que no cambiará para ellos, sino que ellos deberán de gestionar los recursos que esta les dará.
La tentación o el error es crear un planning adaptado a las sugerencias de acogido, pero si hacemos esto, les estaremos quitando la oportunidad de adaptación y de optimización de sus recursos.

-Ellos deben de gestionar su propia casa, con la supervisión de los educadores.
-También deben de adaptarse a horarios y a las clases de formación. Las clases de refuerzo serán exclusivamente para resolver dudas, no para estudiar con el acogido. Se les explicará cómo estudiar y ellos se comprometerán a hacerlo. Por ejemplo, se les mostrará cómo realizar un trabajo en el ordenador, pero no se hará con él. Así estimularemos, para que el estudiante realice por el mismo el trabajo y aproveche correctamente las horas establecidas para las dudas.
-La participación de los acogidos es vital a la hora de establecer un plan de acogida. Sus propuestas e iniciativas deben ser escuchadas y estudiadas detenidamente. La asamblea se realizará todas las semanas y el debate basado en el respeto mutuo, siempre es enriquecedor. Gracias a estos momentos, ellos también hacen suyo el proyecto. Pero el acompañamiento y la escucha deben ser diaria para un normal funcionamiento.
-Buscar momentos para compartir u ocio, es igual de importante y se deben de respetar como actividad del recurso, pues refuerza la interacción inter-acogidos y acogedor-acogido, ayudando a normalizar el día a día del proyecto e incluso a visibilizarlo, que también es importante.

El plan de acogida termina cuando el aprovechamiento del recurso es deficiente, innecesario y se produce una ruptura de la bidireccionalidad o colaboración en el mismo.
El prolongar la acogida sin colaboración por parte del acogido, refuerza la dependencia asistencialista y distorsiona la visión de la realidad de acogido.
Nuestro objetivo primordial es buscar su bien y este no siempre va acompañado de su sonrisa, y aceptación, pero sí debe comprometerse en su colaboración.

Todos dependemos de todos en algún día, y no hay que tener miedo a servir o a ser servidos, siempre que la necesidad sea una necesidad real y no creada, que nos impida vivir nuestra vida con mayor libertad.

Todo esto sin un acompañamiento y sin una presencia es imposible.

El acompañamiento es importante que se realice desde dentro. Los cohabitantes con los acogidos serán la responsable de la supervisión del proyecto, buscando asesoramiento externo en todo lo necesario.

El cuidado de los responsables es vital, reservando el tiempo necesario para ello.

Tener la ayuda y colaboración de Voluntarios o educadores ayuda muchísimo al bienestar.

La unidad del equipo de acogida es fundamental, así como la coordinación en todo, con los responsables cohabitantes y la ayuda a la implementación del plan de acogida, sin realizar actividades paralelas sin autorización.

Los acogidos verán cualquier actividad paralela o contraria al plan de acogida, como una incoherencia del proyecto, abriendo una “grieta” a la que se podrían agarrar para justificar el no cumplimiento de plan establecido.

La unidad del equipo y el servicio siempre debe estar basado en la complementariedad, afectividad y no en la rivalidad y competitividad.

Base científica del AUTOCUIDADO en el que se basa la Autogestión temprana.
El autocuidado como su nombre indica es una forma de cuidado a sí mismo. Dorotea Orem logró conceptualizar los autocuidados.

Organigrama de La Teoría General de Enfermería Según Orem. “La práctica de actividades que los individuos inician y realizan para el mantenimiento de su propia vida, salud y bienestar”

La teoría del Autocuidado, tiene su origen en una de las más famosas teoristas norteamericana, Dorotea Orem, nacida en Baltimore, Estados Unidos. “El autocuidado es una actividad del individuo aprendida por éste y orientada hacia un objetivo. Es una conducta que aparece en situaciones concretas de la vida, y que el individuo dirige hacia sí mismo o hacia el entorno para regular los factores que afectan a su propio desarrollo y actividad en beneficio de la vida, salud y bienestar.”

El concepto básico desarrollado por Orem, es que el autocuidado se define como el conjunto de acciones intencionadas que realiza la persona para controlar los factores internos o externos, que pueden comprometer su vida y desarrollo posterior. El autocuidado por tanto, es una conducta que realiza o debería realizar la persona para sí misma.

Daniel Almagro.

post

PRESI EN EL ESPEJO DE COPE

Daniel Almagro, fundador del proyecto Misión Emmanuel: “Necesitamos el apoyo del Estado”

Hoy en ‘El Espejo’ hemos entrevistado a Daniel Almagro, fundador del proyecto Misión Emmanuel de la ONG Abraza África

Daniel Almagro, fundador del proyecto Misión Emmanuel: “Necesitamos el apoyo del Estado”
Daniel Almagro, fundador del proyecto Misión Emmanuel: “Necesitamos el apoyo del Estado”

Daniel Almagro revisando la actualidad sobre inmigración.

El proyecto Misión Emmanuel nace de la iniciativa del matrimonio formado por Daniel y Lola que decidieron acoger en su hogar a migrantes africanos. Son una pequeña comunidad formada también por profesores y psicólogos que se comprometen con estos jóvenes que buscan una nueva oportunidad. Actualmente acogen a 16 chicos porque la necesidad es mayor.

https://www.cope.es/programas/el-espejo/noticias/daniel-almagro-fundador-del-proyecto-mision-emmanuel-necesitamos-apoyo-del-estado-20190820_481904

La decisión la tomamos viendo una necesidad de dar respuesta a estos chicos, pero el proyecto nace cuando estábamos de misioneros y las campañas que organizaban desde el Ayuntamiento no eran suficiente. Entonces, fundamos Emmanuel ayudando a dos chicos y aunque ahora sean 16, nos queda mucho por perfeccionar”, ha explicado el fundador del Proyecto Emmanuel.

Almagro también ha querido hacer una referencia a la situación actual en la que se encuentra España y las condiciones en las que se presenta el Open Arms: “Nosotros les ofrecemos un hogar pero también recibimos una respuesta por parte de ellos porque son conscientes que tienen unos derechos, pero también unos deberes”. También ha afirmado que “ellos colaboran en casa, porque creemos que son capaces y así, a la hora de salir a la calle, tendrán más posibilidades de emanciparse y ser independientes”.

La mayoría de los migrantes que acogen Daniel y Lola proceden de centros de menores. Ellos, les ofrecen una estructura de horarios y trabajos además de una formación profesional y actividades de sensibilización: “En ocasiones, solemos ir a colegios con África Existe donde los alumnos españoles conocen una realidad completamente diferente a la suya. Los migrantes explican en muchas ocasiones que ellos arriesgan su vida para poder tener otra mejor”, ha dicho Almagro.

El Proyecto Misión Emmanuel tiene dos valores principales que enseñan a los menores de acogida: la autogestión y la bidireccionalidad.

Asimismo, para concluir, el Presidente de la Fundación ha afirmado que se apoyan mucho en la providencia y en la fe aunque, en muchas ocasiones, es insuficiente: “El proyecto se lo planteamos a las autoridades públicas y a las casas de acogida para que el Estado nos apoye, porque necesitamos estar apoyados”.

ABRAZA ÁFRICA