post

UN PARÓN NECESARIO.

Queridos hermanos y amigos de Abraza África,

Sin  ningún tipo de tristeza, sino con la satisfacción de haber podido colaborar con la justicia social durante más de seis años, la comunidad Cristiana de Base “Misión Emmanuel” os comunica la decisión de cesar la actividad de nuestra ONG Abraza África el 10 de junio de 2020 de forma indefinida, pero con la ilusión de retomar este proyecto lo antes posible, tras un tiempo de profundización que nos ayude a hacernos nuevos y así poder dar nuevos frutos.

 

Esta decisión ha sido tomada tras mucha oración, que nos ha hecho conscientes de la necesidad imperiosa de repensar, recrear y articular nuestra comunidad, con el fin de continuar caminando desde el Evangelio y seguir dando los frutos de esta forma de vida. También hemos sido conscientes, de la necesidad de reestructurar el proyecto de acogida en Tres Cantos, para mejorar la efectividad del mismo, que es la inclusión de estos hermanos y hermanas que sufren el rechazo, la pobreza y una ley injusta.

 

En estos seis años hemos dado una acogida prolongada, de entre un año y medio y dos años y medio, a mas de cincuenta y cinco personas, siendo parte de su inclusión, hemos atendido a otras muchas, proporcionándoles algún tipo de recurso.

 

 

Hemos trabajado la sensibilización en la mayoría de los colegios de Tres Cantos, acercando la realidad migratoria a muchos niños y mayores, ayudando a romper la burbuja en la que vivía Tres Cantos y creando nuevos puentes entre personas.

Hemos transmitido el amor a la naturaleza, a través de nuestro proyecto de agricultura ecológica “Tierra Nueva”, reconocido por la asociación de agricultores ecológicos de España.

Hemos colaborado con instituciones públicas para la creación de un Plan de Inclusión General de personas inmigrantes en la Comunidad de Madrid.

Nos hemos integrado en la red social de Tres Cantos, colaborando activamente con otras asociaciones y con el Ayuntamiento, que también ha colaborado con nosotros estos seis años, ayudándonos a la inclusión deportiva y total de los acogidos.

 

Hemos ofrecido y seguiremos ofreciendo a la iglesia y al mundo una forma de vida distinta y de servicio, a través de lo que llamamos la “Consagración Natural”, que nos es otra cosa que una consagración Total a Dios, desde cualquier realidad y estado de vida de la persona: Desde la familia, la soltería, la vida seglar o religiosa, desde cualquier realidad laboral. Sabedores de que la consagración total a Cristo, siempre es posible, si se quiere. Desde la libertad y el compromiso, desde la fuerza de Juan el Bautista y la humildad aceptada de María. Desde la persona y en una comunidad abierta. Desde la radicalidad del Evangelio y una oración profunda, en desierto. Regresando a la vida de los primeros cristianos, pero haciéndolo todo nuevo por el Espíritu Santo.

En el signo de los tiempos actuales, acompañando personas emigrantes, enfermas, en el cuidado de nuestra Casa Común , que es nuestro planeta, sin olvidar a nadie ni a la comunidad.

 

Hasta el último momento hemos continuado con nuestro compromiso, acogiendo en momentos del Covid-19, a personas que no tenían el perfil de nuestro proyecto, como familias con niños que estaban en situación de calle y que ya hemos reubicado, tras compartir el confinamiento con nosotros.

Nuestros acogidos han colaborado en todo momento con la sociedad, incluso durante el confinamiento, realizando mascarillas y montando viseras homologadas que nos proporcionaba el ayuntamiento de Tres cantos y que luego han utilizado el personal sanitario o la Guardia Civil.

 

Ahora entramos en un momento de Desierto, que nos va a ayudar a ordenar todas esta experiencias que proporciona esta forma de vida y, a seguir trabajando para dentro en comunidad.

Si para ti, esto del coronavirus te ha hecho pensar o te ha cuestionado un poco tu forma de vida, nosotros te ofrecemos lo que tenemos, dar a tu vida, un sentido pleno. Nuestros acompañantes de la Iglesia Católica de Madrid, pertenecientes al Grupo de Comunión de Comunidades, caminan con nosotros en todo lo vivido disfrutado y padecido. Las puertas de la comunidad ”Misión Emmanuel” no se cierran, siguen estando abiertas para que busques y descubras, aquello para lo que estás llamado sea o no con nosotros.

 

No nos iremos de momento de Tres Cantos y seguiremos trabajando en todas estas cuestiones desde la Misión Emmanuel, sin descartar el poder trasladarnos, con el fin de poder dar un mejor servicio en Comunidad.

 

Hemos confiado y se ha dado el fruto. Ahora es momento de recoger, procesar para seguir dando más fruto.

Comunidad Misión Emmanuel.

Un solo Pueblo, un solo Bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *