MAMA LOLA

“Mamá Lola” es como llaman todos los africanos que han pasado por esta misión a mi Señora esposa,es muy común escuchar a un africano llamar papá o mamá a las personas mayores por respeto, pero “Mamá Lola” no es cualquier mamá para ellos. Lola es su madre y su madre es quién está pendiente de todo lo que les ocurre y pasa por sus vidas desde que llegan a esta casa.
Mámá Lola es quien se encarga de sus trámites legales, quien les administra su dinero y a quien recurren cuando quieren sincerarse. Es un amor incondicional de madre que ella sabe transmitir con esa paz de los que con humildad trabajan por el Reino de Dios en silencio pero eficazmente.

Mamá Lola también tiene cinco hijos naturales, una pendiente de salir a este mundo, pues está embarazada y sale de cuentas el próximo día 30 de diciembre. ¿Cómo lo hace para atender a tantas personas? Pues renunciando a todo. Lola ha renunciado a todo lo superfluo, a los viajes de placer, a salir de compras, a caprichos….Para poder tener las manos libres para abrazar a los que necesitan un abrazo de madre, lleno de calor de la comprensión y la escucha.

Durante la hoguera que hicimos en Navidad, donde solemos hacer las barbacoas en la “Misión Emmanuel”, estuvimos hablando tranquilamente hasta que un exacogido (que regresó a Casa por Navidad) dijo a Lola: ¡Por favor, saca la guitarra y canta algo para nosotros !.
Luego comentó que desde que salió de la “Misión Emmanuel” , echaba mucho de menos esas canciones que ella les cantaba, sobretodo la del “Padre Nuestro” cantado y que cuando pasa momentos difíciles les gusta recordar como se lo cantaba su Madre Lola. Tanto es así que comenzó a aprender a tocar la guitarra para poder cantarla el mismo.

Me gusta ver como ellos buscan a Lola cuando tienen alguna  pregunta comprometida, sobre un tema que les da vergüenza o que podría dañar su imagen de tipo duros saben que Lola siempre les va a escuchar sin juzgarles ni recriminarles nada. Otras veces Lola me comenta que uno y otro se han pasado por nuestra casa solo para charlar y jugar con los niños o para decir si les duele algo. Los jóvenes acogidos siguen necesitando de ese ambiente familiar que se respira en África, donde la Madre es el centro, la vida y donde el calor está asegurado.

Podemos hacer una acogida perfecta que si no creamos un arraigo sentimental, no habrá verdadera acogida, y para eso una acogida en familia es muy eficaz, pues a pesar de lo que piensas muchos (familia cerrada) la familia es el medio mas eficaz para la evangelización y la acogida, pues creamos lazos naturales gracias a que el individuo de siente reflejado o integrado en esa familia. Esto no quiere decir que otras formas no evangelicen o acojan, aunque si pienso que no hay nada como la naturalidad de pertenecer a una familia para acercarte a quien nos necesite.

Siempre he pensado que nadie acoge como los brazos de una madre.

Daniel Almagro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *