MISIÓN EN CONSTRUCCIÓN

ESTAMOS DE REFORMAS…

… En la “Misión Emmanuel”para mejorar nuestras instalaciones, pero no solo las instalaciones están cambiando, muchas personas se han acercado a nosotros y están colaborando para poder mejorar nuestro funcionamiento cotidiano y también han traído nuevos retos a los misioneros próximos de Emmanuel, para los acogidos y los voluntarios. Retos como la organización junto con otras organizaciones del “¿África Existe?”, del nuevo equipo de fútbol que jugará en la liga de fútbol social de Tres cantos o la posible apertura de una nueva Misión.

Todo lo que hagamos lo haremos juntos en fraternidad pero dinámicamente evitando procesos que terminan por desilusionar y por quitar la frescura del Espíritu. Todo tiene que ser reflexionado y auspiciado por la experiencia sin cerrarse a lo nuevo, aunque no todo vale. No vale el estancamiento en la seguridad que nos proporcionan lo papeles o las organizaciones, no vale enamorarse de una hoja de ruta, ni tan siquiera vale justificarnos para no correr ningún riesgo. Vale lo bueno, que no el “buenismo” del que no sabe decir NO. Lo bueno es lo que hace bien valorando las prioridades que nos hemos puesto y la justicia real.

“TRABAJANDO JUNTOS NOS CONOCEMOS MEJOR”. Conocemos nuestros dones y nuestras pobrezas, que no son malas ni buenas, solo oportunidades para mejorarnos unos a otros.
¿De que sirve reunirse día a día solo para poner nuestra “versión ideal” y gratificante de nosotros mismos? ¿O la oficial dependiendo de nuestro oficio, o la que se espera de nosotros?. Pues no sirve para nuestro objetivo que es el de compartir realmente nuestras vidas, con nuestros desatinos pero sin dejar de intentarlo. Y lo estamos intentando, pero no de cualquier manera.

Para trabajar juntos debemos tener un UN OBJETIVO COMÚN que albergue nuestras intenciones reales. En este caso las tenemos muy claro todos los que trabajamos en la “Misión Emmanuel”. Nuestro objetivo es “Compartir con quienes nos necesitan”, con los que no nos pueden devolver el favor o no de la misma forma porque recibimos mucho más que damos.

Ahora nuestra misión está en construcción no solo por que estamos mejorando nuestras instalaciones y nuestro servicio sino porque este trabajo nos está ayudando a reconstruirnos cada día rompiendo muros y afianzando nuestra vida en la “Roca” más firme que existe y no me refiero a proyectos perfectos o seguros de vida, ni tan siquiera de dinero, ni estabilidad sobre hormigón armado para no moverme de mi comodidad. Me refiero a DIOS. Una roca firme en el amor y la entrega.

Muchas Gracias.
Daniel M.P.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *