post

DE HONDURAS A LA MISIÓN EMMANUEL

la huida de una activista para escapar de la transfobia

Paola Flores, en una manifestación a favor de los derechos de las personas trans y el colectivo LGTBI

Perseguidas, amenazadas, y asesinadas simplemente por el hecho de ser transexuales. Paola Flores, activista trans por los Derechos Humanos de la asociación LGTB Arco Iris, se vió obligada a escapar de Honduras hace dos meses después de sufrir amenazas de muerte y alguna tentativa de acabar con su vida. En Madrid ha recalado en Misión Emanuel, donde durante el confinamiento ha cosido mascarillas de tela y montado viseras de protección. Hoy ha recordado en Más de Uno Madrid Norte la lucha del colectivo LGTBI en el país centroamericano.

 

Paola Flores ha sufrido varios ataques en su país. En el último (anteriormente la habían intentado quemar viva), le dispararon a bocajarro. Aunque consiguió salvar su vida, todavía tiene una bala alojada en la pierna. Muchas de sus compañeras de la asociación LGTB Arco Iris de Honduras tuvieron menos suerte: en 2019 la asociación Cattrachas ha contabilizado 41 muertes violentas de personas LGTBI, mientras que en 2020, ya contabilizan seis.

Violencia verbal y física, además de exclusión del mercado laboral

Además de la violencia física y verbal, las mujeres trans sufren la exclusión en el mercado laboral. “Y en este contexto muchas se ven abocadas al trabajo sexual, aunque no quieran”, dice Flores, para añadir que está preocupada por sus compañeras hondureñas ya que “en el estado actual de confinamiento, sin poder salir a la calle, no tienen posibilidad de ganar dinero para subsistir”.

“Desde el golpe de estado de 2009, las personas transexuales, gays, lesbianas y bisexuales, se han pronunciado más a favor de la igualdad, pero determinados estamentos responden con la violencia”, señala Flores que explica que los colectivos LGTBI están demandando al Estado generar políticas públicas que apoyen los Derechos Humanos de las personas LGTBI. Exigen la aprobación de la Ley de protección para Personas LGTBI en Honduras, la ley antidiscriminación, la Ley de educación sexual integral y la ley de Identidad de género.

– Publicidad –

Paola Flores, que ha tramitado una petición de asilo político por haber sufrido ataques en su país de origen por ser ‘trans’ y activista, ha recalado en Tres Cantos en Misión Emanuel, gestionado por una familia de misioneros liderado por Daniel y Lola que ha estado acogiendo migrantes subsaharianos durante años. Llegó a España una semana y media antes de que comenzara el estado de alarma, así que ha pasado todo este tiempo en confinamiento. Sin embargo no ha perdido el tiempo: ha estado cosiendo mascarillas de tela y montando viseras de protección que la ONG que sustenta Misión Emanuel, Abraza África, ha entregado al ayuntamiento para su posterior reparto entre colectivos más necesitados.

Buscando  una habitación para alquilar

El centro de Misión Emanuel tendrá que cerrar sus puertas el 10 de junio. Y Paola Flores está buscando una habitación para alquilar “en una vivienda segura para ella” y así poder comenzar a rehacer su vida. Tanto la asociación 3C Entiende de Tres Cantos como la Asamblea Feminista de la ciudad están echándole una mano: los interesados en alquilarle una habitación pueden ponerse en contacto con Misión Emanuel en el teléfono 616948474, o enviando un correo electrónico a la citada asociación tricantina LGTBI en 3centiende@gmail.com  .