VIVIR EN ABUNDANCIA

Unos dejaron África, otros dejamos nuestras acomodadas vidas para caminar juntos.

Esta mañana de viernes nos hemos levantado alegres en la Misión Emmanuel pese a la adversidad, ya no hay marcha atrás, ni queremos mirar atrás como dice el Evangelio de hoy… “El que esté en el campo, no vuelva atrás. Acuérdense de la mujer de Lot.
El que trate de salvar su vida, la perderá; y el que la pierda, (Por mi, por sus hermanos) la salvará”.Y no se trata de querer perder esta vida, tampoco como decían algunos rockeros de “dejar un bonito cadáver” tras una orgiástica fiesta. Se trata más bien de “vivir en abundancia”, en la verdadera abundancia que produce invertir tu vida en lo que más importa, en las personas con las que compartimos esta vida. Solo se necesita predisposición y mucho oído para escuchar lo que Dios y nuestros hermanos precisan de nosotros. Para lo primero necesitamos oración y para lo segundo cercanía. Una cercanía que no conoce de las barreras burocrática ni de horarios de los que uno dispone meticulosamente y es que la entrega tiene que ver con la cercanía y el servicio.
En medida que nos desgastemos en Su servicio , así será el calor y la iluminación de aporte nuestra compañía, como una vela que ilumina más, mientras más grande es la mecha que consume su cera.

Vivir en abundancia es también ver el fruto, “Por sus frutos los conoceréis”dijo Jesús y siempre es así, pero podemos confundirnos y quedarnos solo en el fruto pragmático o visible y pasarnos de largo el verdadero fruto de “IR JUNTOS”a donde vayamos, compartiendo y dando sentido a nuestras vidas creciendo juntos entre las subidas y bajadas que da esta vida.
Cuando ves el verdadero fruto de sus sonrisas, de su compañía, de sus penas y alegrías, ya no lo cambias por nada y “vendes todo lo que tienes, e inviertes tu vida en este tesoro escondido” por desgracia para muchos.

No es un camino de rosas, más bien de rosas con espinas y mientras más abrazas la rosas más se te clavan las espinas. Legan de África repletos de problemas, de dificultades de cicatrices que solo se ven de cerca.Esto sumado a nuestros errores y nuestra mal hacer hace que en ocasiones sea solo la “Fe” lo que nos sostenga.

Esta mañana como dije antes, nos hemos levantando sonriendo, ¿Porqué?, Por que estamos juntos y siempre hay motivos para dar la espalda a los problemas.
Es increíble cuando das la buenas noches a más de doce personas y ver que los quieres, que los amas.
Es increíble cuando vienen a tu habitación simplemente para compartir lo que le ha pasado en su jornada o para gastar alguna broma
Es increíble compartir en la parroquia una eucaristía, las oraciones.
Es increíble compartir la vida, con los acogidos, con mi familia con los voluntarios y todas las personas que se acercan a esta misión.

Es increíble VIVIR EN ABUNDANCIA

Daniel Almagro

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *